YaraRadio Esta Sonando

Yararadio.com

Tú RadioWeb

Mundo

Golpe de Estado en Mali preocupa a la comunidad internacional

La Unión Europea, la Unión Africana y Estados Unidos rechazaron el arresto del presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, y otros miembros de su Gobierno por parte de una junta militar. El golpe de Estado ha alertado a la comunidad internacional, que teme que el vacío de poder sea aprovechado por yihadistas relacionados con Isis y Al Qaeda.

Aún importantes figuras públicas permanecen detenidas por los participantes en el complot, cuya ejecución condenaron la Unión Africana, la Unión Europea, la ONU y la Comunidad Económica de África Occidental, que actuó como medidora en la crisis del país subsahariano, agravada en los últimos tres meses.

La Comunidad suspendió a Mali de sus funciones y facultades como miembro y pidió a los integrantes del grupo actuar en consonancia.

Pero hay aspectos notorios en el motín en las Fuerzas Armadas de Mali, en las cuales persisten críticas sobre manejos gubernamentales para enfrentar los conflictos pertinentes, como ocurrió en 2012 y el levantamiento tuareg en la región septentrional, cuyo desarrollo condujo al empoderamiento del yihadismo, aún cabalgando.

Según fuentes discordantes, el mandatario y el primer ministro fueron detenidos y algunos dicen que les trasladaron en un blindado a la base militar de la ciudad-guarnición de Kati, en la periferia capitalina y otros afirman que se hallan en reclusión domiciliaria con custodia reforzada.

Lo cierto es que su integridad física preocupa a la comunidad internacional, el propio secretario general de la ONU, António Guterres, demandó la liberación inmediata e incondicional de Boubacar Keita, cuando la organización prevé hoy realizar una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad sobre el asunto maliense.

Esa sesión fue solicitada por Francia y Níger, que preside actualmente la Comunidad Económica de Estados de África Occidental y de hecho sus decisiones podrían tener consecuencias en la reverberante región del Sahel, donde sus países comparten problemas comunes como la lucha contra el terrorismo.

También están los asuntos del subdesarrollo como la miseria, el hambre, las inclemencias del cambio climático, todas integrantes de un catálogo de desgracias que cada día se reproducen en esa zona semidesértica afectada además por la coyuntural expansión de la coronavirus Covid-19.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimized with PageSpeed Ninja