YaraRadio Esta Sonando

Yararadio.com

Tú RadioWeb

Deportes

Lionel Messi deja Barcelona: su padre viaja para reunión con Josep María Bartomeu

La salida de Lionel Messi de Barcelona está en el punto medio de una negociación que no será sencilla. Ni tampoco gratis. Jorge Messi, padre y representante del mejor futbolista del mundo en la actualidad, viajó este mediodía desde el aeropuerto de Fisherton, en Rosario, rumbo Barcelona (donde tiene previsto arribar este miércoles alrededor de las 6.15 hora española) para empezar a destrabar el conflicto suscitado tras el portazo que pegó Leo con su anuncio de no querer seguir jugando más en el club blaugrana.

El padre de Messi arribó al aeropuerto internacional “Islas Malvinas”  a las 13, subió a un colectivo que lo trasladó hasta la escalerilla y -metiendo un pique corto para guarecerse de la llovizna- subió al jet a las 1318. Seis minutos más tarde empezó el despegue rumbo a España.

Messi padre viaja en el jet privado Gulfstream V patente LV-IRQ (un detalle llamativo: en la cola ya no luce el número 10 sino un león) con destino al aeropuerto de El Prat y este miércoles tiene previsto encontrarse en la capital de Cataluña con el presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, para empezar a delinear “una salida amistosa” entre el jugador y el club.

Todo es cuestión de negociación… “Ni Lionel ni Jorge quieren una salida traumática de Messi del Barcelona. Será cuestión de ver cuál es la postura del club”, le confió una fuente del entorno del jugador a Clarín.

​El presidente ya anticipó que considera “una falta grave” la ausencia de La Pulga a los entrenamientos y también que Bartomeu “no se mueve” de los 700 millones de euros de la cláusula de salida.

Por eso, ambos (Leo y su papá), “saben que es muy difícil que Messi abandone Barcelona gratis”, agregó el informante. Aunque, también, son conscientes -por el respaldo legal que los asesora- que no será esa la cantidad que terminará poniéndole fin a la carrera del mejor futbolista de la historia del club azulgrana.

Jorge Messi camina rumbo al jet privado que lo trasladará a El Prat, en Barcelona. Este miércoles está prevista una reunión clave con el presidente Bartomeu. Foto: Juan José García.

Jorge Messi camina rumbo al jet privado que lo trasladará a El Prat, en Barcelona. Este miércoles está prevista una reunión clave con el presidente Bartomeu. Foto: Juan José García.

La cumbre Jorge Messi-Bartomeu (se supone que ambos estarán respaldados por sus respectivos asesores: abogados y contadores) es la primera que se realizará para acordar los términos de una salida que promete ser muy complicada. 

El avión privado de Messi cuesta 15 millones de dólares y está preparado para realizar vuelos trans-oceánicos. Entre sus particularidades cuenta con 16 butacas que se pueden convertir en 8 camas, dos baños, uno de ellos con duchas y una cocina.

El padre del futbolista arribará a la ciudad catalana con su pasaporte comunitario -tiene fijada su residencia en Castelledefels- y no necesitará hacer ningún tipo de cuarentena porque en España no es obligatorio estar aislado 14 días para los residentes, como sí ocurre en otros país (como la Argentina, por ejemplo).

Vale aclarar -también- que Argentina es uno de los países “prohibidos” por España por su alto nivel de contagios del Covid-19 y por ello no están permitidos los vuelos comerciales ni tampoco el ingreso de ciudadanos de Argentina al territorio español.

El Barcelona volvió a entrenarse este martes por segundo día consecutivo en el comienzo de la pretemporada sin su capitán. Messi se mantiene en su postura de considerarse en libertad de acción tras comunicarle al club su intención de marcharse, mientras todas las miradas están puestas en la inminente llegada del padre y representante para negociar su futuro y cumplir con la voluntad del jugador de abandonar “pacíficamente” el club donde pasó 20 años de su vida.

Sin Lionel Messi, el entrenador del FC Barcelona, Ronald Koeman, dirige el segundo entrenamiento del equipo celebrado este martes en la Ciudad Deportiva Joan Gamper, en San Juan Despí. Foto: EFE/Miguel Ruiz.

Sin Lionel Messi, el entrenador del FC Barcelona, Ronald Koeman, dirige el segundo entrenamiento del equipo celebrado este martes en la Ciudad Deportiva Joan Gamper, en San Juan Despí. Foto: EFE/Miguel Ruiz.

Desde que Messi comunicó por burofax su intención de abandonar el Barcelona adhiriéndose a la cláusula que le permitiría salir gratis, hace exactamente una semana, Jorge Messi y Bartomeu mantuvieron contactos telefónicos en los que defendieron sus posiciones encontradas, a la espera de una reunión cara a cara con la esperanza de un acercamiento.

Por el momento, los puntos de vista no han cambiado y mientras el club considera que Messi tiene contrato en vigor hasta junio de 2021 y debería estar ya ejercitándose bajo la disciplina del DT neerlandés Ronald Koeman, el máximo goleador de la historia del Barcelona ha dado por finalizada su relación con la entidad catalana el martes de la semana pasada a través del burofax que envió a la sede del club.

La postura de Leo y su entorno es clara: la fecha de comunicación era al finalizar la temporada y no el 10 de junio, debido a que la competición se extendió a raíz de la crisis desatada por el coronavirus.

La directiva del Barcelona insiste en que si Messi quiere irse debe pagar la cláusula de rescisión de su contrato de 700 millones de euros, al tiempo que pretende ofrecerle una renovación hasta el mundial de Qatar de 2022.

Todo apunta a que la decisión de Messi es marcharse al Manchester City de Josep Pep Guardiola y de su amigo Sergio Kun Agüero, aunque cada vez son más las señales que apuntan a que su traspaso también  será muy complejo. El club ciudadano” ya dejó trascender que si Messi no llega libre, sin tener que pagar la cláusula, le será casi imposible asumir el contrato del futbolista argentino. Esa condición es imprescindible para un club como el City que está en la mira por las normas del Fair Play financiero impuestas por la UEFA que casi le cuestan una sanción de dos años sin participar en la Champions League.

El contrato entre Messi y el City tendría una duración de cinco años, hasta el 30 de junio de 2025, aunque Leo jugará los primeros tres en el Manchester. Y a partir de la temporada 2023/24 jugaría en el filial norteamericano del conjunto inglés, el New Work City de la Major League Soccer (MLS).

La llegada de Messi a la Premier League de la mano del Manchester City “podría destruir la industria del fútbol”, advirtió el diario “Daily Mail”. Su elevadísimo salario desequilibraría la balanza en tiempos duros para los clubes en virtud de la pandemia desatada por el coronavirus que causó estragos en las finanzas y obliga a negociar contratos más moderados y “socialmente responsables”, explica el tabloide británico que es el segundo periódico más leído en el Reino Unido con una tirada de casi un millón y medio de ejemplares.

Por otro lado, The Times, el diario del magnate Rupert Murdoch, sostiene que “el City está cada vez más optimista de sus posibilidades de firmar con Messi, quien ganaba 1 millón de libras esterlinas (1.338.000 dólares) a la semana en el Barcelona”. Y la prensa deportiva inglesa sostuvo que la llegada de Messi al equipo que conduce Guardiola significaría “el mejor contrato de la historia” para un futbolista en la Premier League.

Por ahora son sólo especulaciones. Primero, Messi y su padre Jorge deben ponerle punto final a su ciclo catalán. Ya habrá tiempo para empezar a tejer el entramado de su posible desembarco en los “Citizens” de Manchester.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimized with PageSpeed Ninja