YaraRadio Esta Sonando

Yararadio.com

Tú RadioWeb

Actualidad

Arranca la carrera por la elección presidencial en Bolivia, con una inédita campaña digital

Desde este domingo 6 de septiembre hasta el 18 de octubre, Bolivia cargará con un reto al margen del Covid-19: celebrar unas elecciones generales que, no solo no incrementen los casos positivos, sino que no se repita lo ocurrido en octubre de 2019.

A saber, según cada bando, una presunta votación fraudulenta (aún bajo investigación judicial) y una salida forzada del mandatario Evo Morales, tildada por sus seguidores de golpe de Estado.

Así, bajo esa sombra política, y tras haber pospuesto dos veces la fecha debido a la pandemia (los comicios debían haberse llevado a cabo el 3 de mayo y este día 6), arrancó la campaña electoral, con hasta ocho candidaturas a presidente, vicepresidente, senadores y diputados.

Las encuestas solo dan opciones reales a Luis Arce del MAS (el Movimiento Al Socialismo), partido del expresidente Evo Morales; al también exmandatario Carlos Mesa (2003-2005) que corre a favor de Comunidad Ciudadana; y a la actual cara de Bolivia y presidenta transitoria Jeanine Áñez, de la alianza opositora Juntos. 

Tímidos e inhabituales primeros actos y caravanas

Las chances de ganar, según sondeos, son por el orden citado, del MAS de Arce al Juntos de Áñez. Todos, de algún modo, pese al año atípico, escenificaron desde hoy actos virtuales y en calles, donde se optó por caravanas. Especialmente en Santa Cruz, debido a que es la mayor ciudad del país, y dado que la circulación de vehículos en La Paz (sede del Gobierno y el Parlamento) aún está restringida.

Una de esas caravanas de autos la organizó el MAS, encabezada por Arce, potencial favorito, pero sin margen suficiente para evitar una segunda vuelta. Durante todo el recorrido, Arce, con mascarilla, ondeó la bandera azul del partido, animando a la vez a sumarse al lanzamiento digital del MAS.

“Estamos reiniciando la campaña para recuperar la democracia y dar al pueblo estabilidad económica, política y social. El pueblo boliviano está harto de los partidos de derecha y quiere volver a tener un país tranquilo”, declaró para los medios.

La agrupación Juntos, sin Áñez, también se animó con la caravana, llena de banderas verdes. No obstante, el fuerte se realizó en digital por redes sociales, al igual que lo hizo el contrincante Mesa, quien se erigió como partido con “soluciones inmediatas”, para salvar los empleos más golpeados por el virus, y a la vez “ganarle al fraude, a la corrupción y al coronavirus, porque la gente está primero. Por una Bolivia mejor, mucho mejor”.

Cumplir con la bioseguridad y no repetir la crisis pasada

La pandemia, que a Bolivia le ha supuesto más de 5.000 muertes y más de 120.000 casos confirmados de contagio, será por primera vez uno de los temas de campaña, aún estando en fase de pos-confinamiento tras cinco meses de cuarentena rígida y luego flexible por municipios.

El órgano electoral ha enfatizado en que los actos “deben apegarse a las medidas de seguridad sanitaria”, anunciadas por las autoridades, y que la votación de octubre deberá transcurrir con precauciones.

Pero una de las mayores incógnitas es qué ocurrirá entonces y quién sucederá al expresidente Evo Morales, después de la anulación de su victoria por denuncias de fraude a su favor y su posterior salida del cargo, en la que hubo presiones de militares y policías.

Una sucesión de casi catorce años en el poder que no ha iniciado del todo clara. De acuerdo con Reuters, la presidencia interina de Áñez contrató en diciembre a la firma lobbista estadounidense CLS Strategies, con sede en Washington, para “apuntalar su apoyo internacional”. Pero hoy Facebook acusa a CLS de estar detrás de campañas de noticias falsas, que entorpecerían el debate electoral.

El Gobierno interino de Áñez se ha defendido de esas ‘fake news’, afirmando que la contratación se hizo para “realizar una tarea de cabildeo en busca de respaldo a la democracia boliviana, tras el fraude electoral del 20 de octubre, y en apoyo a la celebración de nuevos comicios presidenciales”.

Según el Ejecutivo transitorio, “CLS logró contactos entre autoridades del gobierno boliviano y funcionarios del ejecutivo y legislativo de EE. UU.” y “no ha contratado a esta empresa para ningún otro servicio o actividad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimized with PageSpeed Ninja