YaraRadio Esta Sonando

Yararadio.com

Tú RadioWeb

Tendencias

Escocia será el primer país que proveerá gratis tampones y toallas a todas las mujeres

Escocia se convirtió este martes en el primer país del mundo en aprobar por unanimidad la gratuidad de los productos de gestión menstrual, cuyo valor es popularmente conocido como “impuesto rosa”.

A partir de la nueva legislación, las mujeres y personas menstruantes podrán acceder de forma gratuita a artículos como tampones y toallas sanitarias en edificios públicos, lo que se espera que reduzca la desigualdad de género y normalice la menstruación.

Dos años atrás, el país había dictaminado la gratuidad de esos productos para estudiantes, pero ahora esa accesibilidad se extenderá a toda la población.

El proyecto fue presentado por la diputada del parlamento escocés y miembro del Partido Laborista, Monica Lennon, quien dijo que se trataba de una legislación “de vanguardia”, que colocará a Escocia como el primer país en garantizar el acceso universal gratuito a dichos productos sanitarios.

“Un día de orgullo para Escocia y una señal para el mundo de que se puede lograr el acceso universal gratuito a los productos de gestión menstrual”, escribió Lennon en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con el sitio del parlamento escocés, el proyecto de ley presentado propone diferentes formas de hacer que los productos para la menstruación estén disponibles de forma gratuita para las personas que los necesiten.

“El gobierno escocés debe establecer un plan en toda Escocia para permitir que cualquier persona que necesite productos de gestión menstrual los pueda obtener de forma gratuita, mientras que las escuelas, colegios y universidades deben hacer que una gama de productos de época estén disponibles de forma gratuita en sus baños”.

Además, el gobierno tendrá el poder de hacer que “otros organismos públicos proporcionen productos de época de forma gratuita”.

El proyecto ha superado una serie de obstáculos hasta convertirse este martes en ley gracias al apoyo del gobierno escocés, y pese a la oposición inicial y a los parlamentarios que argumentan que el costo podría exceder con creces el estimado de 9,7 millones de libras al año.

Optimized with PageSpeed Ninja