YaraRadio Esta Sonando

Yararadio.com

Tú RadioWeb

Mundo

La UE confía en desbloquear el Plan de Recuperación en la cumbre de este jueves

Polonia y Hungría se abren a desbloquear la votación por el plan de recuperación europeo, que se mantiene frenado desde hace tres semanas por su rechazo a que los fondos se vinculen al respeto del Estado de Derecho. Los países más inflexibles con este requisito deberán aceptar los términos negociados para alcanzar la unanimidad necesaria en la votación del Consejo Europeo.

La pandemia del Covid-19 ha asestado un duro golpe a la salud y la economía de los europeos. La primera ola fue devastadora en cuanto a muertes y también en materia financiera.

Los confinamientos estrictos ordenados en los países más afectados por la emergencia sanitaria, especialmente España e Italia, mermaron profundamente a estas dos economías que dependen en alto grado del turismo exterior, anulado por los cierres de fronteras totales o parciales.

Con este panorama, la Comisión y el Consejo europeos, con Alemania a la cabeza, entendieron que la UE debía hacer un esfuerzo extra para ayudar a salir de la crisis a estos y otros países de la Unión. La apuesta por el aumento en la cooperación fue importante. Las negociaciones para el Fondo de Recuperación y los presupuestos para 2021-2027 no fueron fáciles, pero finalmente se alcanzó un acuerdo por 1,8 billones en total.

Sin embargo, Hungría y Polonia vetan desde hace tres semanas la aprobación de estos presupuestos. Dicha votación necesita el “Sí” en el Consejo Europeo de todos los países miembros. Estas dos naciones se han negado hasta ahora a dar su aprobación por la cláusula que los vincula a la defensa del Estado de Derecho. En las últimas horas, sin embargo, ambos han dejado abierta la posibilidad de un acuerdo.

Semana clave para la aprobación y principio de un acuerdo

Este jueves 10 de diciembre se dará inicio a una nueva reunión del Consejo Europeo, que se extenderá hasta el viernes y que deberá dilucidar la suerte de los presupuestos. Ante la perspectiva de que Hungría y Polonia mantuvieran su veto, en el seno de la Unión ya se plantea la posibilidad de buscar un “Plan B” que no necesite del apoyo de los ambos países, marcados por problemas de independencia judicial, libertad de prensa y respeto a las minorías.

“La lógica de veto o muerte es contraria a nuestro interés nacional. Como dijo (el primer ministro húngaro) Viktor Orbán ayer, estamos a un centímetro de la solución: una Polonia soberana y una Europa común”, escribió en Twitter esta mañana el viceprimer ministro polaco, Jaroslaw Gowin.

Este mensaje llega después de que, el martes por la tarde, Viktor Orban visitara Polonia para reunirse con su homólogo polaco, Mateusz Morawiecki, para intentar llegar a una solución.

La cumbre del jueves será la fecha límite marcada para alcanzar un acuerdo y la tensión interna se ha unido en los últimos días a la presión externa en ambos países. El pasado lunes, 249 municipios polacos y hungaros, entre ellos los de Budapest y Varsovia, pidieron a los líderes europeos poder tener acceso directo a las ayudas comunitarias si no se llegara a un acuerdo.

De ahí que, de acuerdo con lo indicado por fuentes diplomáticas a Reuters, se haya llegado a un principio de acuerdo que pueda contentar a todas las partes. No en vano, ambos países serían de los principales receptores de fondos si finalmente se vota “Sí” en el Consejo.

Según afirman dichas fuentes, el desembolso de dinero seguiría vinculado al respeto del Estado de Derecho, pero Polonia y Hungría obtendrían garantías en una declaración explicativa de que el reglamento se aplicaría de manera objetiva y que podría ser juzgado por el máximo tribunal de la UE antes de que pueda implementarse.

Ursula von der Leyen (izq) y Charles Michel dan una rueda de prensa durante el segundo día de la cumbre especial europea para discutir el presupuesto de la UE, el 21 de febrero de 2020 en Bruselas
Ursula von der Leyen (izq) y Charles Michel dan una rueda de prensa durante el segundo día de la cumbre especial europea para discutir el presupuesto de la UE, el 21 de febrero de 2020 en Bruselas Kenzo Tribouillard AFP/Archivos

“Plan B” en caso de no haber acuerdo

En caso de que finalmente no se llegara a un acuerdo, la Comisión Europea lleva días estudiando una solución alternativa para aprobar el Fondo de Recuperación, debido a que hay países que no pueden permitirse dilatar la llegada de fondos para sanear sus economías. Esta solución pasaría por establecer un proceso de cooperación reforzada.

De este modo, bastaría el aval de nueve países miembros para que la Comisión pueda liberar los fondos de emergencia o emitir deuda sin el respaldo del presupuesto. Por otro lado, se podría crear un acuerdo intergubernamental entre los países, del mismo modo que se hizo con el MEDE. Sin embargo, esta opción es más larga y requiere mayor burocracia.

Sin embargo, ninguna de las dos soluciones podría dar lugar a la aprobación de los presupuestos, por lo que se debería buscar una prórroga de los presupuestos de 2020. Esto conllevaría problemas a la hora de aprobar ciertos programas europeos que necesitan de partida presupuestaria anual, como el Programa Erasmus.

Polonia y Hungría tienen ahora la última palabra. Con los problemas derivados de las negociaciones del Brexit y la crisis del coronavirus, la Unión Europea no puede permitirse más retrasos en este asunto. El órdago planteado por los dos países, sin embargo, puede marcar un antes y un después en la forma en la que la Unión plantee sus presupuestos.

Con información de Reuters y EFE

Optimized with PageSpeed Ninja