Listen on Online Radio Box! Yara Radio Estamos Sonando:

Así es la Superliga: su formato, sus ingresos y las reacciones

En este fútbol de siglo XXI, tan pendiente del marketing y de los sponsors, nada tiene de sorprendente que en fútbol, como decía Eduardo Galeano: “hombres de negocios y políticos de segunda utilizan el futbol como una catapulta de prestigio para lanzarse al primer piano de la popularidad”.

Así los presidentes de los clubes quieren catapultar su revolución y anunciaron la creación de una Superliga europea, impulsada por 12 de los grandes y más poderosos clubes del continente, ha sacudido el panorama futbolístico. Una competición elitista y que previsiblemente moverá miles de millones de euros, que ha provocado la reacción de la UEFA por el efecto que tendría en la Champions League. Estas son las principales claves para entender en qué consiste y cómo funcionará esta revolucionaria competición:

¿Qué es la Superliga europea?

Es una competición de clubes europeos, independiente de las ligas nacionales y de  cualquier competición creada por la UEFA (Champions League, Europa League y Supercopa europea).

Un campeonato con una estructura semicerrada que, por ahora, tiene 12 clubes fundadores que tienen garantizada su participación independientemente de los resultados deportivos. A ellos se otros cinco equipos se clasificarían cada año para poder disputarla o recibirían invitaciones, según informa en un comunicado en su página web: https://thesuperleague.com/#who_we_are

¿Qué equipos integran la Superliga?

Los clubes fundadores son 12: Manchester United, Liverpool, Chelsea, Manchester City, Arsenal y Tottenham por Inglaterra;  Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid por España y  la Juventus, el Milan e Inter por Italia. En total seis ingleses, tres españoles y tres italianos.

¿Cómo se articulará la competición?

Los 20 equipos que la disputen cada año quedarán divididos en dos grupos de 10, con partidos a ida y vuelta. Los tres primeros de cada grupo pasarán al sistema de eliminatorias a ida y vuelta a partir de cuartos de final. Los cuartos y los quintos jugarían una eliminatoria para completar los ocho equipos de cuartos. En total, se disputarán 197 partidos.

¿Cuándo empezará la Superliga?

El inicio de la competición está previsto para agosto de 2022. La competición se jugaría entre semana: martes, miércoles y jueves. Excepto la final que sería en fin de semana.

De inicio, los integrantes de la Superliga se repartirán 3.525 millones de euros procedentes de diversos inversores.

El 17 de Abril de 2021, JP Morgan AG y Tivalino Investment S.L. firmaron una carta de compromiso para conceder un préstamo de hasta 3.983.000.000 euros e Interim Agent Co ha suscrito con La Superliga otra carta de compromiso en virtud de la cual, concederá la ayuda financiera de los clubes fundadores para la organización de la Superliga y la puesta en marcha del proyecto mediante la concesión del Infraestructura Grant.

Así el reparto, si finalmente son 15 los fundadores (12 más los tres invitados) sería así: 350 millones de euros para seis clubes, 225 para cuatro, 112′5 para dos y 100 para tres clubes, repartido de acuerdo a un sistema interno no sujeto a la clasificación de cada año.

Además, se estima que se ingresarán 4.000 millones de euros por derechos de televisión. Un 65% de esos 4.000 millones sería para los fundadores; un 20% se adjudicaría por méritos deportivos en la competición y un 15% por distribución comercial.

 Así pues, los 20 clubes ingresarían, como mínimo, unos 60 millones por participar. El ganador recibiría algo más de 250 millones de euros, más del doble de lo que recauda el ganador de la actual Champions League.

¿Quién dirige el proyecto?

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, será el presidente de la Superliga. Los vicepresidentes serán Andrea Agnelli, presidente de la Juventus, y Joel Glazer, propietario del Manchester United.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, dibujó un paisaje apocalíptico para justificar por qué 12 clubes han lanzado la Superliga europea. “Esto lo hacemos para salvar el fútbol, que está en un momento crítico, a punto de arruinarse. La situación es dramática. Lleva tiempo perdiendo interés. Las audiencias y los derechos audiovisuales van bajando y algo había que hacer. El fútbol está en caída libre. Si no hacemos algo, no durará mucho. Debe evolucionar, como la vida, las personas y las empresas. Se tiene que adaptar a los tiempos”, aseguró en el programa El chiringuito el mandatario blanco y principal cabeza de este movimiento.

Fue su primera intervención pública después de que el pasado domingo anunciaran la idea en la que llevaban trabajando dos años y lo hizo con duros ataques a la UEFA.

¿Cuál es la posición la UEFA y de las federaciones nacionales?

La primera reacción del máximo organismo del fútbol europeo, sin embargo, resultó furibunda. “La Superliga es un escupitajo en la cara del fútbol y de nuestra sociedad”, exclamó el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, que centró sus ataques en el presidente de la Juventus, Andrea Agnelli, al que acusó de “mentir de forma persistente”.

La UEFA, en un duro comunicado emitido al oficializarse la noticia, calificó de “cínico” el proyecto de la Superliga y avisó de las consecuencias para los clubes y jugadores implicados: “Los clubes afectados no podrán participar en ninguna otra competición a nivel nacional, europeo o mundial, y sus jugadores podrían verse privados de la oportunidad de representar a sus selecciones nacionales”, señalaba la nota.

“La UEFA, la FA (la federación inglesa), la Real Federación Española de Fútbol, la FIGC (Federación Italiana), la Premier League, LaLiga, Lega Serie A, pero también la FIFA y todas nuestras federaciones miembro, seguiremos unidos en nuestros esfuerzos para detener este cínico proyecto, un modelo que se basa en el interés propio de unos pocos clubes en un momento en el que la sociedad necesita más que nunca la solidaridad”, añadía el comunicado, que suscriben las diferentes ligas y federaciones afectadas.

También la FIFA mostró este lunes su rechazo a la creación de la Superliga europea, una competición “separatista y cerrada” que no respeta los principios de “solidaridad, inclusión, integridad y redistribución económica”, y ha pedido a todas las partes implicadas que mantengan “un diálogo tranquilo, constructivo y equilibrado” por “el bien del fútbol”.

Dicha declaración ha sido ratificada mediante nuevos comunicados emitidos por la Asociación Inglesa de Fútbol y Premier League, Real Federación Española de Fútbol, LaLiga, la Federación Italiana de Fútbol y la Lega Serie A. En dicha declaración se realiza una nueva advertencia de adopción de medidas disciplinarias respecto a aquellos clubes y futbolistas que participen en la creación de la Superliga Europea.

De estos hechos transcritos se infiere que FIFA y UEFA mediante el poder regulador de las competiciones de futbol internacionales y la posibilidad de adopción de medidas disciplinarias, existiendo una posición de dominio en el mercado relevante (organización de competiciones de fútbol profesionales) abusan de su posición de dominio, pues la UEFA no ha mostrado interés de dialogar con los clubes. Solo sancionar y amenazar.

¿Cuáles han sido las reacciones en Europa?

El vicepresidente de la Comisión Europea responsable de Cultura y Educación, Margaritis Schinas, criticó la iniciativa al considerar que va en contra de valores que promueve la Unión Europea, como la diversidad y la inclusión. “Debemos defender un modelo de deporte basado en valores europeos como la diversidad y la inclusión. No cabe reservarlo a algunos clubes ricos y poderosos”, escribió en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter.

Mientras, Karl-Heinz Rummenigge, presidente de la junta directiva del Bayern de Múnich, fue contundente a la hora de responder a Florentino: «Hay que generar más ingresos», dijo el mandamás madridista durante su entrevista en El Chiringuito.

 A lo que contestó su homólogo muniqués: “Lo que hay que hacer es reducir costes». Su club, libre de deudas y saneada hasta tal punto que pagó los 346 millones de euros que costó el Allianz Arena 16 años antes de lo previsto, sirve de ejemplo en cuanto a gestión financiera. Y todo esto, mientras se disputaban amistosos sin ánimo de lucro para rescatar a entidades en números rojos como Kaiserslautern o, en su día, el mítico Sankt Pauli.

De ahí que un cuadro que, de manera reiterada había criticado las inversiones de jeques y oligarcas en el mundo del fútbol, terminase vendiendo el 24,99 por ciento de sus acciones a las multinacionales Audi, Allianz y Telekom a cambio de 277 millones de euros. Ningún equipo de la Bundesliga aceptó unirse a la Superliga.

Protestas en Inglaterra.

El clamor generalizado entre políticos y aficionados ante una jugada que consideran fruto de la codicia, y una traición a la histórica tradición del fútbol inglés, ha puesto nerviosos a los dueños de los clubes implicados. En principio, nadie ha dado aún un paso atrás, pero el diario The Times apuntaba este martes que al menos uno de los equipos se está replanteando su incorporación a la Superliga.

El tabloide Daily Mail va más lejos y asegura que son al menos tres los clubes que comienzan a tener “serias dudas” sobre el acierto de su decisión. A última hora de este martes, varios medios británicos apuntaban ya al Chelsea de Roman Abramovich como el primero en tirar la toalla.

Sus directivos estarían preparando la documentación necesaria para retirarse del proyecto. Decenas de aficionados se han concentrado para protestar en Stamford Bridge, antes del encuentro previsto contra el Brighton. Los jugadores del equipo han advertido al presidente del club, Bruce Buck, que rechazarán su incorporación a la Superliga si eso implica que no les permitan participar en las competiciones internacionales. También el Manchester City está entre esos equipos que parecen dudar sobre el proyecto.

El entrenador del City, Pep Guardiola, sumó su voz en la rueda de prensa previa al partido de mañana: “Un deporte deja de ser deporte cuando la relación entre el esfuerzo y el éxito no existe. No es un deporte si el éxito ya está garantizado de antemano, y da lo mismo que ganes o pierdas”, ha dicho Guardiola.

Marcus Rashford, el jugador del Manchester United que logró unir al país con su campaña para asegurar comedor escolar gratuito durante el tiempo en que la pandemia cerró los colegios, compartió este martes en su cuenta de Twitter una foto del estadio Old Trafford junto a una cita del legendario directivo, Matt Busby: “El fútbol no es nada sin sus aficionados”.

Parece que la Superliga no tendrá ni oportunidad de dar el primer pitazo.