Listen on Online Radio Box! Yara Radio Estamos Sonando:

España debuta en la Eurocopa empatando sin goles con Suecia

La selección española no tuvo un buen estreno en la Eurocopa 2020 después de   este lunes sin goles ante Suecia tras un partido en el que ofreció su mejor cara en los primeros 45 minutos y en el que pareció pagar el esfuerzo en los segundos ante un rival que pese a ofrecer poco tuvo dos claras ocasiones para haber provocado un disgusto mayor.

Otra vez un debut en una gran cita poco afortunado para la ‘Roja’, que inicia el asalto continental ya a un tanto a remolque después de no ser capaz de plasmar en el marcador la superioridad que ofreció durante casi todo el encuentro ante un rival cuyo planteamiento creció a medida que España fue perdiendo fuelle.

La tricampeona de Europa firmó una óptima primera mitad, donde gozó de buenas ocasiones, pero volvió a faltar el ansiado gol en un escenario que la última vez habían presenciado, vacío, una exhibición ante Alemania. Sin embargo, Suecia, pese a asomarse poco, pudo hacer más daño con dos ocasiones muy claras de Isak y, sobre todo, de Berg, y en la segunda mitad, salvo al final, vivió más cómoda.

 

No tuvo premio la buena puesta en escena de España, con Pedri en el medio junto a Rodri y Koke, y con extremos (Dani Olmo y Ferran Torres) junto a Morata. 20 minutos de posesión continua y presión asfixiante a una Suecia que ni siquiera pudo salir de su campo, en el que se había ya refugiado con sus once jugadores desde el pitido inicial, esperando algún error.

Un planteamiento rácano que casi tuvo una gran recompensa para los de Janne Andersson, sometidos durante el primer acto y encomendados a cerrar todos los espacios posibles a los de Luis Enrique, a los que les volvió a faltar más tino final pese a sus continuos acercamientos al área y que gozaron de la primera clara pasado el cuarto de hora. Koke, omnipresente, envió un balón preciso a Dani Olmo, pero el cabezazo picado del catalán se topó con la buena mano de Robin Olsen.

Suecia, inquebrantable pese al acoso, continuó corriendo detrás del balón, casi siempre en poder de los españoles que lo recuperaban con una efectiva y agresiva presión, y que lo mimaban con paciencia en busca de la mejor opción. Koke, en dos ocasiones y dos de sus numerosas llegadas al área, tuvo también el 1-0, y Olsson realizó un cruce vital a un envío de un Llorente que fue creciendo en el lateral con el paso de los minutos.