Listen on Online Radio Box! Yara Radio Estamos Sonando:

Selección Italiana vuelve a su país y a lo más alto de Europa

Italia celebró este lunes el regreso triunfal de su Nazionale, campeona de la Eurocopa 2020 ante Inglaterra en Londres, en un torneo victorioso que actúa como bálsamo para el país después de un periodo doloroso.

Te recomendamos: Jugadores de Italia recibirán 250 mil euros por ganar la Eurocopa

«It’s coming to Rome» (se viene a Roma), gritó eufórico al término de la final el defensa Leonardo Bonucci, autor del gol del empate italiano y también anotador del tercer penal en la tanda en una final asfixiante en el Estadio de Wembley (1-1 en el tiempo reglamentario, 3-2 en los penales) que tuvo un desenlace feliz para los tifosi.

Su compañero Giorgio Chiellini, capitán de los Azzurri, fue el encargado de levantar el trofeo al cielo londinense antes de presentarlo a sus hinchas este lunes por la mañana al salir del avión en Roma, luciendo una corona en la cabeza.

 

El lateral Leonardo Spinazzola, considerado el héroe desafortunado de esta edición después de haber sufrido una lesión en el tendón de Aquiles ante Bélgica en los cuartos de final, saltó los escalones del avión de Alitalia y cruzó la pista con muletas entre los vítores de los medios de comunicación y del personal del aeropuerto que tomaba fotografías.

Los Azzurri se dirigieron luego a un hotel para descansar unas horas, antes de ser recibidos por el presidente de Italia, Sergio Mattarella, de 79 años, quien asistió a Londres para apoyarlos. El primer ministro, Mario Draghi, rompió su tradicional sobriedad, para hacerse un selfie con la selección.

«Renacimiento para el futbol italiano»

En un Wembley con mayoría de hinchas propios y un escenario favorable, Inglaterra se vio favorita e Italia lo aprovechó. «Escuchamos día tras día, desde el partido contra Dinamarca, que la copa volvería a Londres, a casa. Lo siento por ellos, la copa va a hacer un lindo viaje hasta Roma. Es para todos los italianos, en todo el mundo, para ellos, para nosotros», lanzó Bonucci.

De la Ciudad Eterna hasta Palermo, de Milán a Nápoles, los italianos celebraron toda la noche en medio de un concierto de bocinas y una nube de bengalas el primer título de la ‘Nazionale’ desde el Mundial-2006, su segundo título europeo después del conseguido en 1968.

«Italia, te amo con locura: ¡somos campeones de Europa!», festejó La Gazzetta dello Sport, destacando el recorrido de los Azzurri.

La imagen de la selección, cuatro veces campeona del mundo (1934, 1938, 1982 y 2006), quedó seriamente dañada por su ausencia en el Mundial 2018 de Rusia, para el que no consiguió clasificarse. Pero la pesadilla se ha olvidado y la Italia del seleccionador Roberto Mancini estará entre las favoritas del Mundial-2022 el próximo año en Catar.

«Es un renacimiento para el futbol italiano», dijo emocionado Bonucci.

«Grupo excepcional»

También es una importante bocanada de alegría para un país que registró más de 128 mil muertos desde el comienzo de la pandemia del covid-19 hace un año y medio.

«Estamos encantados por el pueblo italiano porque lo merece después de este periodo tan difícil», apuntó Mancini.

El ex entrenador del Inter de Milán y Manchester City hizo que este equipo moribundo recuperara la confianza, transformándolo en una escuadra atractiva, alegre. El capitán Chiellini y sus compañeros se convirtieron en verdaderos «Fratelli d’Italia» (Hermanos de Italia), como dice ese himno que cantan a pleno pulmón antes de cada partido.

«Tenemos un grupo excepcional, nos queremos unos a otros, sabemos de dónde venimos. Nadie creía en nosotros, pero aquí estamos hoy», declaró el arquero Gianluigi Donnarumma, decisivo en Londres con dos penales atajados en la tanda y elegido mejor jugador del torneo.

Bonucci señaló esa misma unión sagrada para explicar este éxito. «Es increíble porque día tras día no nos cansamos de pasar tiempo juntos. Normalmente tienes ganas de que algo tan largo termine, pero aquí teníamos ese deseo ardiente de seguir juntos».

Ese deseo aún se prolongará un poco más, con unas celebraciones que se anuncian intensas en Italia.